Consultoría tecnológica vs. Asesoría estratégica

Blog 0
Diferencias entre ambas

La etimología de las palabras nos ayuda a encontrar su esencia. Las palabras “consultoría” y “asesoría” provienen del latín “conssulere” y “assessor”; significan: “consultar, pedir consejos sobre un asunto”; “socorrer, ayudar, estar, hallarse presente”; respectivamente.

Y aunque ambas se usan en referencia al desarrollo de estrategias para sectores empresariales, no son lo mismo.

Contexto:

Las transformaciones digitales exitosas consisten en crear una nueva experiencia para los clientes y empleados, no solo implementando nuevos sistemas, sino generando un “lenguaje correcto del entorno”; que proporcione una advertencia temprana sobre los problemas que pueden emerger y que fortalezca la capacidad de la empresa para resolver sus propios problemas.

Muchas empresas han mostrado que esta transformación digital provoca una mezcla de urgencia y de parálisis.

Por un lado los gerentes saben que necesitan moverse rápido para transformarse al negocio digital de: almacenamiento en la nube, análisis de big data, inteligencia artificial, el internet de las cosas, etc. Y por otro lado, saben el trasfondo de lo que esta transformación implica.

Esta precaución se debe al temor de que los proyectos de transformación digital puedan fallar.

Entonces, ¿qué se necesita para tener éxito en estos proyectos? ¿Un nuevo enfoque?, ¿un consultor para pedir un consejo? o ¿una persona que te asesore, te ayude y se halle presente? Analicemos la descripción en un ámbito empresarial de ambos términos:

Consultorías

Designed by Creativeart / Freepik

Consultoría Tecnológica

Los consultores solucionan problemas, ellos sobresalen en el desarrollo y la venta de ideas, simplifica, procesan, implementan e instalan.

Suelen realizar un análisis previo para darle enfoque al proceso de una tarea, la cual intentan modificar o mejorar, sin tener control directo de esa ejecución.

El enfoque del servicio de las consultorías es el diagnóstico actual y el de mejora, su estrategia de diagnóstico prioriza el desempeño de procesos específicos (o procesos fragmentados) a través de la ejecución y repetición de actividades.

Este servicio es prestado por una persona independiente o un equipo de personas. Capacitadas en la investigación e identificación de problemas, y con conocimientos sobre herramientas y técnicas que ayudarán a generar la solución más adecuada.

En definitiva, las consultorías resuelven problemas, pero sólo enfocándose en una actividad o proceso puntual, sus roles están definidos y se adaptan a brindar diferentes servicios TI a la carta.

Asesoría estratégica

Los asesores, a menudo en su primera conversación con los clientes, les aporta una perspectiva más amplia, explicando que la tecnología no puede hacer todo por sí misma, que primordialmente se necesita que la gestión genere eficiencia y oportunidades junto a los avances tecnológicos digitales, como: almacenamiento en la nube, análisis de big data, inteligencia artificial IA, el internet de las cosas IoT.

Los asesores definen los problemas, proporcionan consejos y apoyo constante a la toma de decisiones.

Generalmente, se enfocan en el pensamiento del diseño Usabilidad y Software: El dúo dinámico y del aprendizaje colaborativo conjunto al factor humano, sino ¿cómo van a interactuar los trabajadores, clientes y socios con la tecnología?

Reingeniería

La reingeniería en la consultoría y asesoría

Designed by Creativeart / Freepik

– Procesos enfocados al cliente

Resumiendo, la asesoría es la guía de un experto (o un equipo de expertos) para decidir la mejor alternativa. Esta alternativa estará orientada a re-dirigir los procesos para crear valor al cliente; en general, a cambios en toda la estructura de la organización.

Aquí mencionare a la reingeniería Reingeniería, un potenciador para tu negocio, que se enfoca en procesos eficientes.

Como se mencionó anteriormente, los aspectos claves para lograr procesos de valor para el cliente, dependerá: de la colaboración estratégica empresarial, el pensamiento de diseño colaborativo y la tecnología enfocada en resultados.

Dentro de todo ese cambio estructural de la organización se disipará las dudas del “paradigma de la información” actual, situando de una vez por todas al cliente final como centro de gravedad de los sistemas, en una cohesión de valor en los procesos e impulsando a su vez, que las personas comprendan en un nivel significativo, de que la tecnología aporta a la contribución y al desarrollo de diferentes habilidades profesionales y personales.

Tú, ¿qué opinas? Te invitamos a que nos cuentes de tus experiencias y dejes tus comentarios.

 


Escribir ComentarioTu email no será publicado